Blogia
Jorge García-Dihinx

APRENDER A VER LA VIDA CON PERSPECTIVA

APRENDER A VER LA VIDA CON PERSPECTIVA

 

     Cada cosa que nos ocurre en la vida, cada persona que conocemos, cada suceso nos afecta de una forma. Reaccionamos con un sentimiento, sea negativo o positivo, pero opinamos, valoramos, juzgamos… Reaccionar es algo natural.

Esa será nuestra primera impresión, que quizás se separe mucho de la opinión definitiva. Ésa última será la importante.

Los lugares, paisajes, ciudades… no podemos verlos estando dentro de ellos, sino alejándonos de ellos. Es necesario subir a un globo para poder verlos… en perspectiva. Y desde allí arriba uno piensa: Andaa, cómo se ven las cosas desde aquí… Uno ve cómo es España, precisamente, viajando fuera de España. Nos vemos desde fuera y vemos que somos diferentes a otros países. Igual con las personas. Las conoces y, con el paso del tiempo y alejándote un poco de ellas… llegas entonces realmente a verlas. Ves la belleza que no podías ver estando tan cerca. En la vida, esa perspectiva, necesaria, imprescindible para otorgarle el valor justo a las cosas o a las personas, la da el tiempo

El tiempo nos permite confirmar nuestros sentimientos (o cambiarlos). La vida nos proporciona ese tiempo, esa madurez de sentimientos, ese marco de referencia, esa perspectiva para dar el valor adecuado a las cosas. Ese tiempo, tan necesario, nos confirma la bondad de las personas o también el alcance real de un daño, de algo que nos pareció horrible de entrada.

Los amigos son más verdaderos conforme pasa el tiempo. Llegan situaciones nuevas… y siguen siendo tus amigos. Son mejores amigos pues te conocen más. Esa amistad tiene mucho más valor que la amistad del nuevo amigo, que puede desaparecer tan rápida como llegó. Esa nueva chica, esa nueva sensación de felicidad, ese nuevo trabajo, necesitan madurar. Necesitan perspectiva para ser valorados con criterio. Es el tiempo el que pone a cada situación y a cada persona en el altar que le corresponde.

De ahí el no querer adelantar opiniones, el no juzgar, el ser prudentes, pacientes. Dejar que el tiempo nos de claridad, luz, sin prisas, dejando que las cosas vayan posándose lentamente, cada grano de arena, cada piedrecita ocupando su lugar. A veces no será suficiente el tiempo. Hará falta espacio. Deberemos separarnos, alejarnos, mirar desde fuera, observar, sentir… y luego volver. Entonces comprender las cosas, a las personas, a nosotros mismos. Supongo que es como meditar. Irse para luego volver, más sabio, más feliz.

Jorge

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

bonita -

Simplemente hermoso..m encanta

María Morais -

Excelente! Me he encantado con un texto tan sabio e inteligente.

Alejandra -

Hola Jorge, me encantó tu reflexión sobre la manera de ver la vida, eso sólo nos indica una madurez de pensamiento. Me gustaría saber si haz vivido fuera de tu país y por cuánto tiempo?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

mitzi -

hola,buscaba un tema de abordaje para padres de familia de ninos con paralisis cerebral ay un desgaste real en ellos y cada vez su participacion es menor en las actividades de nuestro proggrama y se me ocurrio " la vida en perspectiva" para el planteamiento de nuestras realidades VS nuestras necesidades y deseos ;tus comentarios son muy acertivos y refrescantes

Mercedes -

Hola Jorge, te escribo desde Paraguay, lo que decis en tu nota me parece cierto, nuestras percepciones van cambiando con el tiempo, lo ideal seria que cada dia podamos aceptarnos mas como somos pero sin caer en la mediocridad, pero tampoco rendirse!!! Es cuastion de disernir!!! Pero cuesta!!! Suerte!!! y Adelante...

Alberto -

EN cambio en éste artículo no puedo estar más de acuerdo...pero ...ojo! esa perspectiva es = a signo de envejecimiento y lo acompaña una trivialización de las cosas...los abuelos son el vivo ejemplo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres