Blogia
Jorge García-Dihinx

DEJATE LLEVAR

DEJATE LLEVAR

 

     El otro día tuve una conversación muy interesante con una amiga sobre la manera de ver la vida, de afrontarla, de observarla con serenidad, de disfrutarla. La idea es suya. Yo tuve la suerte de escucharla. Aquí os la intento transmitir.

    En la vida a menudo esperamos que nos ocurran unas determinadas cosas concretas. Pero la vida lleva un curso que nadie conoce (Quizás lo conoce Dios?). Si todas esas cosas que anhelamos luego no se cumplen, llega la frustración. Pero si no anhelamos nada en concreto. Si simplemente vivimos la vida disfrutándola y dejándonos llevar por el desarrollo de los acontecimientos, sin forzar nada, sin esperar nada en concreto, no viene luego ninguna frustración. Agradecemos cada cosa que llega de buena y no nos entristecemos porque no lleguen otras que habíamos anticipado...

    Uno tiene todo el derecho a querer que su vida sea feliz, disfrutando de lo que hace y estando rodeado de la gente que uno quiere. Bien, eso es bastante general y factible. Pero si deseamos cosas más concretas, detalles geográficos, tipos de personas, etc, es difícil que luego estos coincidan con la realidad final.

    Claro, uno puede pensar: Quiero acabar encontrando a la mujer (u hombre) de mi vida, que sea educado, inteligente, que me quiera, alto, bajo, rubio, moreno... Querría estar casado/a dentro de 3 o 4 años y tener 2 o 3 hijos... y trabajar en tal trabajo en tal ciudad... y que mis hijos luego sean así o asá o que estudien y trabajen en esto o en esto otro...

    Así, seguramente, llegará el desengaño. Porque la vida lleva un curso cambiante y su futuro es desconocido. El futuro será uno, el que sea. Y habrá que ir adaptándose a las oportunidades de la vida, coincidan o no con nuestros anhelos. La chica podrá ser rubia en vez de morena (o no aparecer), tu trabajo saldrá en otra ciudad, quizás tengas hijos o no. Y si los tienes, como personas individuales que son, decidirán ellos qué tipo de vida llevan y no tú (te limitarás a alimentarles y transmitirles una educación y unos valores).

    Al final llegará o no esa persona, llegará o no ese trabajo, esa ciudad u otras, esa enfermedad que no esperabas, ese acontecimiento que cambió tu vida, esa otra persona que tú no esperabas pero que apareció...

Si no esperamos nada en concreto, luego no llegará la decepción. Si observamos la vida de forma serena. Si nos dejamos llevar, sin forzar nada, agradeceremos todo aquello que llegue nuevo e iremos aprovechando las nuevas oportunidades que aparezcan. Si no hay anhelos previos concretos, cada oportunidad que llegue será aprovechada en su momento. Viviremos la vida que nos toca vivir. Viviremos felices la película de nuestra vida, no la película que quisimos montarnos y que, probablemente, luego no  discurrió de esa manera. Disfrutaremos descubriendo el curso de nuestra película, única e irrepetible. Maravillosa.

    Déjate llevar, “Go with the flow”. Observa la vida... No corras... Para... Medita... Pasea... Siente el aire en tu cara... La luz en tus ojos... Piensa... Escucha... Escucha a los que te enseñan cosas nuevas. Imprégnate de sabiduría. Aprende... Aprende a descubrirte a ti mismo. Así, uno aprende a vivir la vida que le llega. Porque la que tenga que ser, será. Acéptala como llegue. Acéptala como un regalo. Porque la vida es un regalo... irrepetible.

Jorge (inspirado en una reflexión de una amiga)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Nic -

Mmmh, yo estoy más de acuerdo con Teresa.

Si se deja que todo venga solo en la vida, qué objetivos podremos considerar "conseguidos" al final d nuestros dias? Jorge, yo recibo tus previsiones metereológicas a través de mi entrenador de montaña, así, no creo que subir una montaña te "pase" sin esfuerzo, sin ponerte un objetivo, sin esforzarte al máximo para lograrlo! Estoy seguro que alguna vez has tenido que abortar una ascensión por motivos ajenos, pero... eso te ha causado mucha instatisfacción?? O por el contrario te ha animado a probar otro ataque en el futuro? Así, tal vez el problema no esté en temer afrontar los retos por miedo al fracaso, sinó en saber ver el lado "útil" de ese "fracaso".

Tu has puesto ejemplos más "existenciales" como encontrar pareja, tener hijos, ser feliz, etc... desde luego que ahí hay una gran componente ajena a nosostros mismos, y eso hay que considerarlo en esa "evaluación del fracaso". Creo que no es correcto ponerse un plan tipo en 2 años encuentro novia, en 4 me caso y en 6 a tener hijos, pero si que se puede tener una predisposición o actitud hacia esta consideración. Al final, tal vez sólo una parte de los objetivos se cumplirán, y ahí entra de nuevo el saber ver el lado bueno de esa parte (por pequeña que sea). Seguro, que si hay una pequeña parte que estaba entre los objetivos, te llenará mucho más que si simplemente te ha llegado.

Para acabar, se me ha ocurrido un ejemplo: Da mucha alegría encontrarse con un viejo amigo por la calle, pero más alegría da que te llame uno para verte (o lo que es lo mismo, llamar tu a alguno!). Dejarías de llamar a ese amigo por miedo a que no se acuerde de ti?

Salut i molta muntanya!!
Nico
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Alberto -

Pues yo si estoy de acuerdo...com se puede ...querer tener una familia???? que será entonces más importante?? la familia? o el marido que es con quien ELEGISTE casarte?...de ahí la infinita incomprensión de las parejas y los fracasos de los matrimonios...son como dos líneas que se cruzan en el espacio..y en el tiempo con un objetivo común durante ese breve espacio de tiempo...pero que luego se separan...la mujer..objetivo...sus hijos..repito SUS hijos..que son SUYOS...el hombre, objetivo..buscar a la novia que perdió cuando se convirtió en madre, a la chica con la que se casó y que hizo elcontrato....y que ya no existe...
Objetivos diferentes.

Teresa -

Hubo un día en que creí estar de acuerdo con todo lo que dice tu amiga y que corroboras, y de hecho diría que sigo estándolo con matices.

Es muy romántico todo lo que escribes en este artículo, pero en ocasiones es una simple excusa, "la vida es así", "las cosas vienen como vienen", pero no hay que olvidar que podemos trabajar y luchar para cambiarlas. Está en nuestras manos crear el entorno apropiado para que sucedan ciertas cosas, está en nuestras manos construir un mundo mejor, está en nuestras manos tener ilusión, por que al final de eso es de lo que estamos hablando. No te ilusiones, si lo haces y no consigues eso que te hace tanta ilusión, te frustarás.

Estaríamos donde estamos si hubiera faltado la ilusión en el ser humano?

Bajo mi punto de vista el mundo se mueve con las ilusiones, con los sueños, y qué pasa si no los conseguimos? debemos ser lo suficientemente fuertes para afrontarlo y lo suficientemente niños para ilusionarnos con otro sueño.

No podemos dejar que los vaivenes de las olas nos lleven. Qué sería de un barco sin rumbo con un capitan sin sueños?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres