Blogia
Jorge García-Dihinx

VIVIR EN LOS MUNDOS DE YUPI

VIVIR EN LOS MUNDOS DE YUPI

      El otro día me llamaron desde urgencias para ver un niño con fiebre. Por lo visto el padre había preguntado qué pediatra estaba de guardia y cuando le dijeron que estaba el Dr. García-Dihinx comentó: “Ah, el pediatra que vive en los mundos de Yupi”. Por lo visto se lo había oído comentar a una enfermera de la planta, según me confesó después.

         Algunas enfermeras corroboran que es así. Una dice que me ve como flotando un metro por encima del resto de la gente. Como el que está enamorado y vive en “su mundo”. 

        Hay también una residente de familia que suele decir: “Jorge, es que es feliz…” (en su mundo?). Parece como si mi mundo fuera distinto al que vive el resto de la gente. Permítanme que discrepe. Vivo en el mismo mundo que el resto y soy consciente de que hay desgracias que ocurren cada día y que la vida no siempre es fácil. Pero no tengo ninguna razón para no ser feliz y sí muchas para serlo. ¿Qué razones tengo para ser feliz?

         Vamos a ver, me levanto cada mañana y no me duele nada. No tengo ninguna enfermedad grave. Tengo intactas mis facultades mentales y mis cinco sentidos. Puedo oír música, puedo ver las cosas delante de mí, puedo ver esos ojazos de los niños que vienen al hospital, puedo ver los molinos de La Muela al amanecer conduciendo al hospital y puedo ver los sarrios corriendo por la nieve cuando voy con esquís. Puedo oler el perfume de una chica que se acerca a darme dos besos. Puedo sentir el tacto de una caricia en mi piel. Puedo saborear una buena comida entre amigos o una cerveza como estoy haciendo en este momento y oír piano al mismo tiempo.

         Tengo un coche que me lleva a donde quiero, una casa preciosa donde relajarme y un trabajo maravilloso donde me siento querido. No tengo a ninguna persona que me haga daño y si las tuve ya me alejé de ellas.

Tengo Casablanca, tengo El club de los poetas muertos, tengo Volver a empezar, tengo La vida es bella y tengo a Amelie…

         También tengo a Bach, tengo a Mozart, tengo a Julieta Venegas, a Sabina y a Serrat…

         Vivo en un país donde uno puede opinar con libertad, elegir hacer lo que quiere, votar libremente, trabajar libremente, pasear por la calle a cualquier hora y darse un beso de película en mitad del Paseo de Independencia.

Puedo estar escribiendo todo esto sin mirar al teclado porque mi madre, que siempre ha sido muy lista, ya me llevó a clases de mecanografía cuando era niño. Y así estuve dale que te pego con el “asdfg” y el “qwert”. 

        Tengo salud, tengo trabajo, tengo unos padres y hermanos que me quieren, tengo amigos. Tengo paz. Tengo pasado, tengo presente, tengo futuro, tengo ilusión… 

        Tengo unas zapatillas para ir a correr por el parque. Tengo un par de esquís para recorrer el Pirineo cuando éste se viste de blanco y otro par de repuesto para llevar a algún amigo conmigo. Tengo una bicicleta para recorrer las calles de mi ciudad en dos pedaladas mientras siento el aire en mi cara. Tengo al Reaaal Zaragoza, tengo el gol de Nayím en París, tengo el 6-3 al Barça con el “Paquete Higuera” y el 6-1 al Madrid con Diego Milito.

         Tengo tiempo para escribir estas líneas y tengo conciencia de tener todo esto y de que podría no tenerlo algún día.

         Sinceramente pienso que nadie necesita que le toque la Lotería para ser feliz. Creo que la lotería nos toca cada día que pasa en que tenemos todas estas cosas… y que las valoramos.

         Mi mundo es el mismo que el de vosotros. Un mundo en el que sé que hay desgracias, guerras, hambre, injusticias. Pero también hay alegrías y hay amor.Creo que en el país en que vivimos, sin penurias, ni ausencia de libertades, ni guerras, ni hambre, la felicidad no debería ser un derecho sino casi una obligación diaria. 

        Jorge

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Teresa -

Hola Jorge,
A mi me an llegado a decir que vivo en los mundos de yupi y precisamente es por eso, al parecer si soy feliz con las pequeñas cosas de la vida, con la grandiosidad de las mas sencillas y capaz de captar lo mejor de una situación ... es que no estamos conectados con la realidad, pero precisamente es que estamos conectamos y decidimos quedarnos con lo bueno, ójala hubiese mas gente como nosotros en el mundo. agrosmanero@gmail.com
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

monsanto -

Vivir en los mundos de yupi se dice de las personas que no tienen contacto con la realidad diaria o bien que pretenden emprender una empresa sin tener fundamentos de como emprenderla, entonces se dice, vive en los mundos de yupi, no tiene ni idea.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres